2/3/17

Las yemas de las ramas
de los cerezos

Las percibo como dedos que emergen de lo dormido

Son extremidades casi animales
suaves y cálidas
de las que intuyo un aliento vital
con savia recorriendo como me recorre a mí la sangre

Del mismo material que las yemas de mis dedos
ávidas de acariciar
el calor del que brotan

Crecen hacia arriba porque señalan al cielo,
porque desean tocar la primavera.

30/12/16

Me hundo
me hundo y nadie repara en mi profundidad
hablan conmigo sin ver el agujero
oscuro
que me atraviesa.

8/12/16

vulnerabilidad

animal vulnerable

mis miembros no consiguen siquiera arrastrarse

en el tuétano aún resuena el canto del bosque
pero mis patas están estancadas en el lodo

a mi alrededor todo orbita a extrema velocidad
pero mi cuerpo está varado.

aún alcanzo a mover los ojos en sus cuencas y observar

aún alcanzo a cerrarlos y pensar el bosque,
                                                   sentir el bosque,

dejarse morir en medio de la vorágine, ignorando sus elementos,

sólo cerrar los ojos, trasladar el pensamiento a ese otro lugar, mientras una lágrima se escapa,

y ya sólo imaginar a mis miembros trotando,

                                             finalmente

                                                       libres.